martes, 28 de septiembre de 2021

Los hornos de Hitler

 

Título: Los hornos de Hitler

Autora: Olga Lengyel

 

                Hace más de un año, debido al coronavirus, me he quedado varada en el aeropuerto cerca de 5 horas y como se me ha olvidado el Kindle me pase a la librería donde encontré éste libro a un precio bastante económico. Por supuesto, había escuchado el título, pero lo cierto es que resulto más escabroso y cruel de lo que me habría esperado en un principio.

 

Los hornos de Hitler vienen a ser las memorias de Olga Lengyel, una mujer quien fue deportada a Aushwitz famoso campo de concentración nazi en 1944. La narración cuenta con algunas escalofriantes imágenes reales en blanco y negro que, aunque escasas, le dan un toque de realidad a semejante pesadilla.

 


Pero pongámonos en contexto. Corre la segunda guerra mundial y muchas personas se encuentran renuentes a creer en las atrocidades de los alemanes, una de esas personas es Olga Lengyel, esposa del famoso doctor Lengyel. Pese a que un capitán nazi en persona se presenta en su casa a narrarles todas las atrocidades que realizan los alemanes ella esta reacia a creerle, no solo ella si no toda la población. Es quizás esa negación a la realidad lo que provoca que toda la familia de Olga sea capturada y trasladada a un campo de concentración nazi. Olga no lo sabía en ese momento pero las filas son importantes para los alemanes; una fila significa muerte, la otra también, pero es una muerte más lenta.

 

Aushwitz es el horror, es la peor pesadilla creada por humanos. Ahí donde comes donde defecas, ahí donde duermen treinta en una misma cama, ahí donde te prostituyes por una papa, ahí donde haces formación durante 5 horas y los elegidos caminan a la muerte.

Mientras más lees más te asqueas y piensas, “es que esto no puede ser posible” pero fue posible, ocurrió y un montón de preguntas por fin encuentran su respuesta.

 

En lo personal me sorprendió saber que la mayoría de los que se encontraban en los campos de concentración eran cristianos y no judíos, para empezar ni siquiera tenía idea de que los cristianos también habían sido perseguidos. Olga nos explica que los judíos eran enviados a las cámaras de gas en cuanto llegaban; los cristianos en cambio llegaban inicialmente a los campos de concentración. ¿Pero para que existían estos campos?, mientras lees el libro te das cuenta de que no servían para nada más que para jugar con las víctimas, los prisioneros no desempeñaban ningún trabajo más que el de sobrevivir, el de no morir de hambre.

 


Los tan mencionados experimentos en realidad no tenían fundamento, no seguían métodos, ni siquiera las más mínimas reglas del método científico. La narradora nos cuenta como en ocasiones al supuesto científico se le olvidaba seguir su experimento y así el desdichado conejo de indias terminaba en la cámara de gas sin que su sufrimiento le hubiera servido de nada a nadie.

 

Los números de las víctimas son tan altos  que no parece real, miles y miles al día. ¿Y cómo podían los nazis controlar a tantas personas con tan poco personal?, psicología por supuesto, si alguien hacía algo mal el castigo iba para todos, no había reglas establecidas, un día esto podía pasar al otro quizás no.

 

Engaños y sombras, nadie se encuentra seguro en el mundo de los alemanes.

 

En esta ocasión no voy a calificar el libro, podría por supuesto hablar de la narración, de cómo la autora uso cada capítulo para señalar como era su existencia, de sus correrías y las ocasiones en que salvó su vida, de la culpa por perder a quienes amaba, pero eso sería calificar una vida, calificar el horror de la historia, calificar el degenere del hombre.

 

Solo me queda decir que éste es un libro horrible, uno que no puede ser leído en voz alta, uno que duele en alguna parte del cuerpo. Sin embargo y a pesar de que no se lo daría a nadie para leer es necesario conocer nuestra historia para no volver a repetirla así que si quieren conocer esta horrible historia de primera mano, adelante, Olga y sus memorias están aquí para no olvidar nunca, para no repetir nunca, para honrar a los caídos siempre.

15 comentarios:

  1. He leído muchísimo sobre la segunda guerra mundial y siempre acabo con ese pellizco en la boca del estómago.
    Como bien dices la única forma de no repetir la Historia es conocerla y estos libros testimonios, por muy duros que sean, son necesarios para mantener la memoria de tanto sufrimiento que no puede caer en vano.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hoooola!

    Madre mía que lectura más dura, pero necesaria.
    Recuerdo cuando fui al campo y te contaban toda la historia, es cierto que hay cosas que dices... es que no puede ser real, es imposible, pero efectivamente pasó. Tristemente, a menudo la realidad supera la ficción.
    En fin, veo que es de estos libros que hay que ir mentalizado para leerlo, pero no lo descarto porque es una parte de la historia que no se puede olvidar.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Aunque sé que voy a sufrir con esta historia, me lo apunto. Me gustan este tipo de libros, y hace tiempo que no leo ninguno.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Uff, creo que lo pasaría demasiado mal leyéndolo y prefiero dejarle pasar. Me gusta el drama pero tampoco en exceso y más sabiendo lo que hay detrás de esta historia. Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. Lo que más me sorprende es que consiguieras una librería en el aeropuerto 😍 me quedo encerrada ahí dentro jajaja pero lo bueno Janet que hayas conseguido un libro entretenido fuerte pero no hay que negar que te hace conocer un poco más lo horrible que fue la segunda guerra mundial. Creo que lo buscaré, gracia linda por la reseña de esta historia.

    Un besote desde Plegarias en la Noche

    ResponderEliminar
  6. Me gusta leer todo relacionado con la II Guerra Mundia. Tomo nota ❤

    ResponderEliminar
  7. Holaa!! conozco el libro pero no lo he leído y, la verdad, no creo que lo haga por lo que dices, ya que es seguro que sea duro de leer y pasaría un muy mal rato leyendo todo esto, así que lo dejo pasar. Gracias por tu reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Janet!
    No conocía el libro pero me has impactado, se lee muy grotesco el contenido y me encantaría darle su oportunidad pero sé que quizás lo comience y no lo terminé por mi pereza lectora de libros :C
    muchas gracias por compartirlo me alegra haberme enterado de su existencia :D

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas tengo demasiados pendientes y quiero centrarme en ellos. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. me ha hecho mucha gracias porque a mi también me ha pasado lo de dejarme la novela y tener que comprarme una a boleo, jajaja, esta la veo fuerte para mi, me la salto. genial reseña.

    ResponderEliminar
  11. Se ve un libro duro pero como dices es necesario para conocer la historia, gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Janet, que triste la historia que relata el libro, la forma en como tanta gente murió por la ideología enferma de unos pocos me revuelve el estómago.

    Me lo apunto para leerlo, porque es bueno conocer de historia y comprender el porqué no debe repetirse hechos como este nunca más.

    Gracias por compartir, un abrazo ^^!

    ResponderEliminar
  13. Hola!! yo tampoco sabía que los cristianos también eran perseguidos, hay tantas cosas interesantes en ese libro, me lo apunto.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola, Janet!
    Sin duda una historia muy dura y que a pesar de su dureza debemos conocer.
    Una sugerencia que apunto, siempre he sentido una particular atracción hacia los libros que tratan temas de la II Guerra Mundial, el holocausto, los judíos y los nazis.
    Gracias por sugerirlo ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! Solo de leer el título ya se me ponen los pelos de punta.
    Esta parte de la historia es aterradora, todos aquellos que no cumplían con las ideas de los nazis iban contra ellos, daba igual, su religión, color o etnia a la que pertenecían.
    Una estupenda reseña.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Teddy y yo esperamos tu comentario. Y recuerda que si tu nos comentas nosotros te comentamos que creemos en el dar y recibir. Si nos sigues avisanos para seguirte de vuelta. ¡Vuelve pronto! y recuerda que si no estas de acuerdo con nuestra reseña puedes decirlo, pero con respeto. ¡Abrazos de oso para todos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.