domingo, 29 de marzo de 2020

El plan infinito

Título: El plan infinito
Autora: Isabel Allende

            Como saben los que siguen al blog Isabel Allende es una de mis escritoras favoritas y poco a poco voy leyéndome su obra; justo ahora con el Kindle es mucho más sencillo hacerme de sus libros y ya no tengo que estar por ahí husmeando por sus novelas en la librería.
Éste libro en específico es especial debido a que se lo escribió a su segundo esposo: Willie y trata sobre la vida de él, ¿qué tanto es verdad y que tanto es ficción en esta novela?, con Isabel nunca se sabe del todo, pero vamos a ello.

La historia sigue a Gregory Reeves un niño estadounidense quien anda siempre de viaje con su pequeña familia debido a que su padre es algo así como un predicador de lo que él mismo llama: “El plan infinito”, para poder llevar su religión a los más recónditos lugares su padre, Charles Reeves, visita los más variopintos lugares y a Gregory le parece que no puede haber una existencia mejor que la suya.
Sin embargo un día su padre enferma y se ven obligados a parar en un área de inmigrantes, la mayoría de origen mexicano. Una familia mexicana en específico los acoge y de ahí en más Gregory debe cambiar su vida de vagabundeo a establecerse en un sitio; el cambio resulta espantoso, los chicos mexicanos lo acosan por su color de piel, las disputas están a la orden del día y los abusos son de lo más violentos.

Por otro lado la enfermedad de su padre va cada vez  a peor y su hermana, Judy, cambia de un día para otro portándose agresiva y esquiva, con un férreo desprecio por los hombres.
Hay tal desequilibrio en su hogar que Gregory se tiene que aferrar a lo poco que tiene para sobrevivir: su perro, su mejor amiga Carmen y sus propias agallas. Gregory va avanzando dando botes por la vida, aspirando siempre a algo mejor y perdiéndose frecuentemente en el camino. De alguna manera logra estudiar leyes, pero aunque es un abogado joven y ambicioso su tren de vida basado en tarjetas de crédito y parecer rico cuando no lo es solo va dejando un rosario de sinsabores a su espalda.

Intenta encontrar el amor pero falla una y otra vez, sus encuentros ocasionales con mujeres que no lo entienden y que él tampoco entiende solo le dejan un vacío y mientras avanza no logra entender que la falta de amor que lo quiebra a él también afecta a quienes lo rodean.

Este libro abarca muchos tópicos y entre ellos se hace mención a la cultura mexicana de aquellos años entre los inmigrantes (no es un secreto que los mexicanos han cruzado a Estados Unidos como al patio de al lado desde siempre).
De ellos Gregory menciona:

“La música y la comida latinas quedarían para siempre unidas en su mente con la idea de la amistad”.

Evento que se da cuando los hombres se unen para trabajar mientras se canta y se cocina por parte de las mujeres. Es curiosa toda esta idiosincrasia que persiste hasta la época, aunque no todo es lindo; la cultura mexicana se ha caracterizado también por el machismo, uno tan arraigado que ni siquiera se le cuestiona y el que las mismas madres fomentan sin pensarlo dos veces.

A las dos niñas, en cambio, les exigían sirvieran a los varones porque lo consideraba su obligación. Dios quiso que naciéramos mujeres, mala suerte, estamos destinadas al trabajo y al dolor, decía en todo pragmático, sin asomo de autocompasión”.

Los niños, expuestos a este sistema habitualmente siguen los mismos patrones; hombres que esperan mujeres serviles y frágiles pero que puedan hacer todo sin chistar y mujeres que encuentran natural el ser despreciadas y relegadas mientras trabajan día y noche por una labor que nadie les reconoce.
Por supuesto, hay excepciones, y en el libro se nos muestra a Carmen Morales, la hija menor de una familia mexicana que labra su destino en otra dirección con tropiezos, fallos y escapando constantemente de una educación que la ata. En todo el libro es quizás esta relación entre Gregory y Carmen la única que continua fuerte hasta el final y sobre todo es incondicional.

Yo le otorgo 8.4/10, es un libro que como es habitual en los libros de Isabel Allende cuenta toda una vida con sus pequeños detalles, sus personajes que entran y salen y sus historias que se enredan y que a veces no son importantes pero están ahí, volviendo real aquel tapete de hilos entrecruzados que llamamos vida.

En contraparte, ¡Dios!, como dan ganas de darle un trompazo a Gregory y la historia con sus hijos en especial da una lástima que quieres matarlo por ser tan inconsciente, tan egoísta, tan inútil.
Pero en general ha sido muy entretenido, he pasado una buena lectura así que Teddy y yo lo recomendamos.

5 comentarios:

  1. Es una escritora que me gusta mucho.
    Gracias por la reseña.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Es de las pocas escritoras que llegue a leer en mi momento de plena libertad. Actualmente, soy un esclavo del sistema y como buen periodista, trabajo incluso en cuarentena... de hecho acabo de recordar que eres medico, asi que debes estar en las mismas.
    Te deseo mucha suerte y muchas bendiciones, estimada.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. La autora es una de mis eternas pendientes, esta parece una buena opción para conocer su escritura.

    ResponderEliminar
  4. Hi-Quality Design service now Online,
    Please Check : Creative Design

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Hasta autora no leí nada de la autora, y no creo empezar con este por lo que escribiste del protagonista. Pero gracias por la recomendación.
    Espero que te encuentres bien, sana y con fuerza.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Teddy y yo esperamos tu comentario. Y recuerda que si tu nos comentas nosotros te comentamos que creemos en el dar y recibir. Si nos sigues avisanos para seguirte de vuelta. ¡Vuelve pronto! y recuerda que si no estas de acuerdo con nuestra reseña puedes decirlo, pero con respeto. ¡Abrazos de oso para todos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.