viernes, 23 de octubre de 2015

Concierto. Quatrotango

CONCIERTO. QUATROTANGO.

¡Hola Polares!, ¿Cómo les va?, para los que vivimos en México la situación es de precaución y espera pues contamos las horas para que el huracán Patricia toque costas mexicanas y según lo que dicen los expertos debemos estar preparados para lo peor.
Aunque mi estado está alejado de la costa lo cierto es que la tensión se respira en el aire y no se descarta que terminemos con una tormenta de esas que hacen leyenda.

Ante tan sombrío panorama quisiera que nos relajáramos un poco con algo de cultura, les cuento que hace poco fui a un concierto del grupo “Quatrotango”, un cuarteto argentino que nos dejó buen sabor de boca.

Fui acompañada por mi mamá y por desgracia llegamos un poquito tarde así que cuando por fin nos sentamos en las mullidas butacas del teatro ya iban por la cuarta melodía, “Tardecita”. Aunque el grupo está conformado por cuatro músicos tuvimos dos dúos, uno con violín y bandoneón y otro con contrabajo y piano, la primera parte del concierto termino con una canción titulada “La Mugre” que resulto alegre y festiva, por lo que cerramos muy bien la primera mitad.

La segunda parte estuvo conformada por una sola pieza titulada “La invención de Meister Eckhart” y para entender mejor la composición nos contaron la historia de Eckhart, resulta que este señor fue un dominico alemán con ideas, revolucionarias, por decirlo de alguna manera, entre ellas afirmaba la existencia de Dios dentro de cada una de las personas, él creía que para poder alcanzar a este Dios que vivía en el interior de cada persona se tenía que acercar el pensamiento a la nada, al vacío. Estas ideas por supuesto no le gustaron a la Santa Inquisición quienes lo acusaron de hereje, murió durante su procesamiento (aunque después hicieron su juicio post mortem y lo condenaron de cualquier manera al fuego del infierno, hace relativamente poco un Papa reviso su historial y declaró que no había herejía y volvió a abrir para él las puertas del cielo, ya se sabe, papelería).

La melodía tiene pues, muchos matices, ideas encontradas, palabras escritas al vuelo, en general fue una composición cambiante, pero no creo que el pobre Eckhart se mereciera ese fragmento de composición donde claramente escuchamos música country, ni tampoco esa parte donde pareciera que fuera a ponerse a cantar Cri-Cri (de verdad, hubo una parte de mi inconsciente que esperaba la voz de Cri-Cri en cualquier instante).

La composición es larga así que muchos viejitos y gente madura empezaron a cabecear, pero a decir verdad creo que soñar con música como esa es casi como un viaje astral (risas), aunque la verdad llego un punto en que aquello se alargó demasiado y mamá cito a G.G.M. en esas frase de El amor en los tiempos del cólera que decía algo como: “¡Dios mío, esto es más largo que un dolor de muelas!”
Al final el teatro les dio una media ovación de pie, media porque hubo gente que, como yo, creyó que no era para tanto, pero aquí en mi pueblito con ínfulas de ciudad les gusta dar ovaciones de pie, así que media ovación de pie sí que recibieron.

En resumen un espectáculo agradable, una música bonita y un piano que, aunque los músicos hombres casi nunca nos dejaban ver, me gusto bastante por sus notas oscuras en el momento preciso.

Les dejo una grabación por si quieren escucharlo. Un beso pingüinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.