lunes, 9 de mayo de 2016

Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu

Título: Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu
Capítulos: 13
Año: 2016

                Cuando anunciaron este anime ambientado en un Japón de la segunda guerra mundial y con un aire a realismo no me aguantaba las ganas de verlo y de verdad, ¡que pedazo de josei!, vamos a la trama.

Yotaro es un joven que acaba de ser liberado de prisión gracias a buen comportamiento, aunque sale de ahí sin un centavo está completamente decidido, ¡quiere aprender rakugo! Y no con cualquier persona, desea ser discípulo de Yakumo Yurakutei, uno de los más famosos expositores del rakugo. Con todo el optimismo del mundo el joven se presenta en casa del maestro y pide ser aceptado a como dé lugar, lo que no espera es que Yakumo tenga una historia cruenta y difícil a sus espaldas y ser su discípulo será más arduo de lo que había imaginado.

Ahora bien, para poder explicar un poco éste anime hablemos del rakugo; el rakugo consiste en una serie de monólogos donde el expositor se encuentra sentado y logra, gracias a su habilidad, adoptar la voz, gestos y expresiones de los diferentes personajes que van apareciendo en la historia, tiene variantes y aunque generalmente se trata de historias humorísticas es común ver otro tipo de géneros como historias picantes o con drama.

Pues bien en este anime nuestros protagonistas son Yakumo  (Bon) y Sukeroku (Shin), conocemos a estos dos personajes desde que son niños abriéndose paso a codazos por la senda del rakugo, los vemos ser adolescentes en un Japón en guerra, jóvenes adultos que no tienen bien fijo el camino y adultos que se reinventan a sí mismos cada día contra una vida que no deja de golpearlos.

Es una historia que gira en torno al rakugo y dos amigos que se quisieron como si fueran hermanos. Hay drama del tipo que conlleva pasiones, mujeres y traiciones veladas pero por encima de todo narra una historia de amistad  y un arte que hace aguas por todos lados pero que es la única razón que hace feliz la vida de un hombre. El ritmo de la historia es lento y aunque tenemos bastante drama es de un tipo más bien sosegado, un anime adulto con todas las letras.

Yo le otorgo 9.2/10, fue un anime que se sintió real, que sabes que pudo haberle pasado a cualquiera, con mentalidades complejas y donde no había malos ni buenos, simplemente gente queriendo vivir desesperadamente su propia vida.

Por supuesto Shin se llevó completamente las palmas como personaje carismático a pesar de sus múltiples errores y ya por el capítulo penúltimo el corazón se te había hecho pasita sin posibilidad de redención. El final, para fortuna de muchos, augura una segunda temporada, pero aunque sea un final abierto es lo suficientemente claro para que te sientas satisfecho con él.


6 comentarios:

  1. Desde luego sí que tiene pinta de dramón... no la conocía (en realidad hace siglos que no veo un anime, y hay ganas) y me has dejado con ganas de probar al menos el primer episodio a ver qué tal pinta. Eso sí, odio los finales abiertos así que espero que sea cierto que tendrá segunda temporada.

    Aquí tienes una nueva seguidora. Espero que también te pases por mi blog y así podamos leernos a partir de ahora.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta estupenda. Últimamente veo bastante anime, así que este voy a apuntármelo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala te guste, es un poco lento pero si que se disfruta, un beso

      Eliminar
  3. Hola!
    Admito que vi el primer capítulo nada más y principalmente porque me llamó la atención lo del rakugo. Tengo que seguirlo, la verdad, era interesante a pesar de que a mi los josei suelen repelerme un poco.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Este fue de lejos el mejor anime de invierno. Sin duda fue excelente y lo recomiendo a cualquiera ya que el nivel que llegó a tener fue bastante alto.

    Un gusto leerle.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.