sábado, 28 de septiembre de 2013

Zorro

Título: Zorro
Autora: Isabel Allende

Todos conocemos al “Zorro”, personificado por Antonio Banderas este héroe/bandido hacía de las suyas siendo un conquistador nato y un defensor de las causas justas.
Pero en esta ocasión Isabel Allende nos retrata un Zorro, diferente, un Zorro joven, un Zorro que inicia su vida siendo un hermoso niño, hijo de un español y una mujer mestiza (mitad española, mitad india).
Nuestro protagonista, Diego de la Vega, es un niño inquieto, inteligente, dotado de belleza y audacia cuyo mejor amigo y “hermano de leche” es un chico indio, Bernardo, que nació casi al mismo tiempo que él. Son inseparables y cuando uno hace una travesura los castigan a los dos, condición que aceptan pues en su mística conexión se leen hasta los pensamientos.

Toda su infancia transcurre en el duermevela de dos culturas, son españoles cuando hay que serlo e indios cuando la espiritualidad los llama. Pero al cumplir diez años un evento tuerce sus vidas por completo, la Hacienda en dónde vivían es atacada por piratas.

Diego aprende lo que es la injusticia y el deseo de ayudar crece ferviente en él, Bernardo pierde el habla debido a que presenció un evento traumático, pero su amistad no se ve perjudicada. Ambos chicos marchan a España y no se matan en el viaje en barco sólo porque aprenden a colgarse como monos de cuerdas y mástiles.

En España Diego descubrirá la adolescencia, el amor, el honor y también el surgimiento tímido de quién será una brillante estrella en el futuro, su personalidad oculta: El Zorro. Pero Diego no está sólo, en físico y en espíritu Bernardo siempre estará con él y en las niñas de su tutor, Juliana e Isabel encontrara el amor y la amistad respectivamente.

Yo le otorgo 8.6/10 fue un libro entretenido, bastante divertido y fácil de leer. Sin embargo, dado que sólo abarca la niñez y la adolescencia de nuestro protagonista uno se queda con las ganas de ver a ese Zorro adulto y conquistador que pelea sus grandes batallas.



“El enamoramiento es una condición que suele nublar la razón de los hombres, pero no es grave, por lo general basta que el paciente sea correspondido para que recupere la cordura y empiece a olfatear el aire en busca de otras presas”  Frase de la narradora, identidad que descubrimos al final del libro. 

2 comentarios:

  1. Oh, este libro me lo leí sin querer soltarlo, no es mi favorito de esta autora pero en definitiva te atrapa de principio a fin, aunque como dices, te deja con ganas de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, me paso lo mismo. Un beso, gracias por leer

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.