jueves, 8 de junio de 2017

David Copperfield

Título: David Copperfield
Autor: Charles Dickens

            El otro día fuimos a casa de un amigo a ver películas y como no podía ser de otra manera mi amiga y yo nos quedamos embobadas viendo la biblioteca hasta que él nos dijo que podíamos llevarnos un libro si queríamos. Y bueno, le tenía bastantes ganas a David Copperfield desde hace tiempo porque bueno, Dickens es Dickens, así que aquí vamos. 

La historia sigue a David Copperfield, un niño que nunca conoció a su padre debido a que murió cuando él era un bebe, su madre, una viuda que no sabe hacer gran cosa en la vida y que es cándida e inocente como una niña, termina por casarse con otro hombre que solo les volverá los días grises y la vida miserable tanto a ella como a David. Empieza aquí el peregrinar de nuestro protagonista y volvemos a dar cuenta de la manera tan pintoresca de enseñar que tenían en los internados en el pasado (yo creo que había una materia que se llamaba humillación y otra que era castigo físico).

La fortuna no es precisamente parte de la vida de David así que cuando parece que las cosas van un poco bien enseguida se ve que el mundo da un revés y vuelve a caer en penalidades. Tan propio del estilo de Dickens el hacer pasar penurias a sus protagonistas.

Un fallo que encontré es que nunca supe exactamente cuántos años tenía David así que la transición de la niñez a la adolescencia fue bastante confusa y al final solo me di cuenta de que se había convertido en un hombre por la manera en la que se dirigían a él.  Eso sí, disfrute bastante sus descalabros amorosos aunque no parecía tener buena estrella en eso tampoco y espero que le haya ido mejor con su decisión final. Con lo atolondrado que era yo creo que con esa última elección las cosas pintaran un poco más a su favor.

Como siempre leer a Dickens es viajar a otra época con personajes muy ruines a los cuales no se les puede tener simpatía, personajes tan bondadosos que parecen ángeles y otros tantos extravagantes a los que se les termina teniendo cariño. Pero a pesar de que la lectura fue amena y terminé el libro en un santiamén David no hizo gran mella ni en mi memoria ni en mi corazón, supongo que la razón fue que cada que se vio en problemas siempre hubo una mano amiga para sostenerlo y nunca lo vi peleando en solitario y a dentelladas por su subsistencia, a pesar de todas sus desgracias siempre tuvo en quien apoyarse (lo cual no deja de ser bonito, pero le resta puntos a los logros del protagonista).

Yo le otorgo 8/10, como clásico de la literatura tiene bien ganado su puesto, sobre todo porque pese a todos los años que han pasado la lectura es envolvente y amena haciendo que viajes al pasado y descubras los callejones, los pañuelos, las lágrimas fáciles y los modales impecables de aquella época.

Así que Dickens, sigues ahí, en mi estante de autores destacados.

6 comentarios:

  1. Me gusta Dickens pero éste aún no lo he leído. Pero caerá tarde o temprano. Me alegra ver que lo has disfrutado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Nunca he leído a Dickens y no se si algún día me animaré... me dan bastante miedito los clásicos xD pero lo tendré en cuenta si algún día me animo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es muy ameno así que ojala y te animes, besos

      Eliminar
  3. Me alegra que lo hayas disfrutado tanto, a ver si me animo yo
    Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.