viernes, 17 de febrero de 2017

Arata Kangatari

Título: Arata Kangatari
Capítulos: 12
Año: 2013

        La historia sigue a Arata, un joven hijo de una tribu a quien envían para volverse la próxima princesa del reino… solo que esta el pequeño inconveniente de que él es hombre y si se enteran van a matarlo…  Por otro lado tenemos un Arata que vive en el mundo actual, es un estudiante de preparatoria que a pesar de su bondad y amabilidad tiene el autoestima por los suelos ya que sufre del acoso de sus compañeros de clase, específicamente de un chico llamado Kadowaki que en el pasado había sido su amigo.

Debido a sus difíciles situaciones ambos Arata desean estar en otro lugar que no sea el suyo y terminan intercambiándose, así el Arata del mundo real cae de lleno en un mundo de conspiraciones e intrigas donde lo buscan por un falso cargo de asesinato y el Arata del mundo fantástico se convierte en un estudiante de bachillerato al que todo mundo cree amnésico.

Ahora, aunque de primera entrada pareciera que estamos siguiendo las aventuras de dos chicos cambiados lo cierto es que todo el anime solo seguimos al Arata del mundo real que cambió al mundo fantástico (le diremos el Arata de pelo naranja para no hacernos bolas); el Arata que ahora es estudiante (Arata de cabello azul) no salé casi para nada y uno llega a olvidarlo de lo escasas que son sus apariciones.

La premisa va más o menos de espadas mágicas que aparecen cuando la persona que las invoca es “el elegido” así que nuestro Arata-naranja termina haciéndose con una espada que probablemente reinara sobre todas las demás si se escucha a las profecías, así que casi al instante el resto de los poseedores de espadas (conocidos como Sho) deciden que lo mejor es asesinarlo ya saben, para que no se haga grande y estorbe, casi el mismo sistema de nuestros gobiernos.

Pero gracias a su buen corazón Arata-naranja se hace de buenos amigos que lo siguen en su travesía y están dispuestos a darlo todo para ayudarlo en su camino.

La fórmula ya la conocemos; chico con baja autoestima resulta ser el salvador del mundo y se enfrenta a su archirrival que anteriormente fue su amigo pero que le guarda rencor por algún motivo idiota (y éste motivo si se pasa de idiota).

Yo le otorgo 7/10, la historia no es nada del otro mundo, pero se salva por el hecho que me impresiono el sistema de “someterse a otra espada”, aunque no lo abordaron profundamente me pareció algo sumamente cruel, incluso cuando Arata no quería llevarlo a cabo. El romance pasable, los personajes secundarios mejores que los principales y un montón de puntos que quedaron en el aire.

En definitiva no lo volvería a ver y no pienso buscar su manga, pero me entretuvo lo suyo así que la pasamos de panzazo.

6 comentarios:

  1. Hola!
    Pues este tampoco me llama la atención.. buf.. que tiquis miquis que estoy últimamente, como se nota que hace días que arrastro un catarro que no logro quitarme de encima xD
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Creo que nunca entenderé el chiste de los animes, lo he intentado pero simplemente no es lo mío. En fin, es una pena que, aunque no fue malo del todo, no lograra dejar una marca en ti. Besos:*

    -Kelly López

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, fijate que ultimamente que voy creciendo me cuesta más verlos, a no ser que tengan una trama muy, muy buena (o que me toque la vena divertida). Un beso

      Eliminar
  3. Hace mucho que no veo anime (fuera de los que veo una y otra vez) y pues no había escuchado nada de este, me parece un poco interesante aunque no se me hace algo nuevo, si tengo oportunidad de verlo lo haré :)
    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola
      No es la gran cosa así que tampoco te pierdes de nada si no lo ves. Hace tiempo que no te veía por aquí, gracias por pasarte :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.