lunes, 24 de febrero de 2014

50 sombras de Grey

Título: 50 sombras de Grey
Autor: E.L. James
Trilogía: 50 sombras de Grey.

Hay libros que son un asesinato sin sentido para los árboles y estamos frente a uno de ellos, ya vamos a la historia.
Anastasia es la típica joven universitaria dulce, inocente y virgen que de algún modo se cruza en la vida del sexy, joven y multimillonario Christian Grey, después de un solo encuentro en el que ella se porta bastante torpe parece que Christian ha desarrollado alguna clase de curiosidad por ella así que es inevitable que sus caminos vuelvan a cruzarse.

 El problema es que nuestro maravilloso protagonista tiene un problemita, algo chiquitito; lo cierto es que lo suyo, lo suyo, es el sexo duro y rudo, vamos que es sadomasoquista, se lo cuenta a Anastasia y le pide que firmen un contrato, es decir, en su relación no habrá amor, solo un contrato entre “Amo” y “sumisa”, por alguna razón Anastasia acepta y así empieza su extraño y atípico romance.

Si bien la trama no suena taaaan mal lo que sí te toca las narices es Anastasia, uno no cree en ningún momento que estén hablando con una universitaria que está a punto de graduarse, parece una típica adolescente que sueña con el amor con las hormonas alborotadas. Es tonta hasta decir basta y parece que su mundo solo gira en torno de Christian (que dicho sea de paso acaba de conocer y es un controlador obsesivo al extremo).

Yo le otorgo 6/10, la verdad lo mandaría de buen grado a la hoguera, pero no sería tanto por la novela en sí, digo, algo de estructura si tiene, lo que me sorprende es que la sociedad piense que Christian es fantástico, ¿disculpen?, ¿te gustaría un hombre que te controla con su dinero, que te ha dicho que NO te va a amar y que tiene problemas psicológicos?, bien, Christian tiene una historia, que no se toca casi para nada en éste libro, pero está muy, pero que muy lejos de ser el hombre ideal.
¡¿Que mi#$%& es esto?!
 Pero Christian pasa, él tiene sus problemas de fondo, ¿pero Anastasia?, aunque también tiene un pasado difícil esa no es excusa para semejante tonta, vaya protagonista tan sosa, la única cosa buena que hizo en todo el libro fue una frase que lanzó al final:

Eres un maldito hijo de puta. Que la violencia física si asusta. Y nada, no perderé el tiempo con los libros que le siguen, salven a los árboles, si lo van a leer que sea en formato digital.

6 comentarios:



  1. Es la primera opinión correcta que leo (en mi opinión) de este libro. Yo hubiera sido aun más dura, por eso prefiero callarme :) Besos, guapi

    ResponderEliminar
  2. jaja yo ni llegué a terminarlo, porque como tú no soy fan de ese tipo de relaciones, amo-servienta, étc.

    ResponderEliminar
  3. Había empezado a leerlo... un par de capitulo después lo devolví a la librería y me compre un Manual de Emergencias Medicas ... así de catastrófico me pareció ese "compendio de hojas impresas y encuadernadas" Lo siento , pero no puedo llamarlo libro. ¿Por qué lo leí? Todo el mundo hablaba de él... Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, yo también lo leí por eso, un ejemplo más del poder de la mercadotecnia, besitos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.