sábado, 10 de septiembre de 2016

De paseo por Saltillo Coahuila

DE PASEO POR SALTILLO COAHUILA

Hace unos días tuve que ir a Saltillo para hacer unos trámites de mi universidad y di el recorrido que siempre hago cuando voy de visita a la capital, así que luego de pensar un poco decidí comentárselos para quien vaya de paseo, que miren que es precioso.


Para empezar yo siempre me meto a la galería que está enfrente de Plaza de Armas, es gratuita y constantemente están cambiando la exposición, en esta ocasión me ha tocado ver las pinturas de los artistas saltillenses en una exposición que dieron por llamar “3 generaciones”, los cuadros estaban acomodados acorde a la edad de los pintores y sinceramente creo que se nota bastante la diferencia entre lo maduro y lo nuevo.



De ahí me he salido y solo dar unos pasos —dentro del mismo edificio— me he metido a la librería y he pasado un rato encantador buscando títulos y disfrutando el olor a café y la buena música. A ser sincera la librería de la cual les habló no es muy grande, pero tiene variedad en cuanto a libros, música, revistas y un montón de separadores, además tiene un ambiente muy relajador que te hace sentir que te transportas. En esta ocasión solo compré un libro muy curioso que forma listas de las mejores 10 películas de acuerdo a diferentes categorías, se lo quiero regalar a mi hermano, que ya viene su cumpleaños y es un cinéfilo consumado.


Saliendo de la librería pueden ir al patio trasero donde constantemente están anunciando algo, en esta ocasión tenían posters de las películas que iban a pasar en la sala de cine: Emilio “Indio” Fernández, las funciones son gratuitas y las películas se ven en la parte de arriba del mismo edificio. Generalmente se pasan películas de culto o de arte (hubo un tiempo en el que me la pasaba yendo a ver cine de arte francés, pero ciertamente que era un poco confuso para mi mente hippie de aquel entonces).


Como pueden ver justo ahora está un especial de cine mexicano —lo único que me ha molestado es que no vi por ahí ningún filme de Pedro Infante y sin mi ídolo del cine de oro de México creo que me siento algo incompleta—. Debido a que el salón donde se pasan las películas es chiquito el cupo es limitado, pero que yo recuerde no es que se llenara hasta el tope cada que iba.


Saliendo del patio trasero nos encontramos con un café que es mi parada obligatoria cada que voy, los precios son accesibles y hacen un panini de rechupete, así que siempre me siento en las sillas altas a ponerle batería a mi celular (que después de tantas fotos suele estar muerto) y a leerme el libro que compré en la librería de al lado, ¿lo ven?, negocio redondo.


Una vez cargados estómago y celular me eché la mochila al hombro y con solo caminar una cuadra llegue al museo de la Revolución, que ya había visitado anteriormente pero del que no me acordaba casi nada (risas).
Puedes dejar la mochila en paquetería y nuevamente la entrada es gratuita. El museo cuenta con largas historias en las paredes que te cuentan la historia de la Revolución Mexicana y bastantes objetos de aquella época. Como puedes tomar foto sin flash tanto como quieras me la pase fotografiando de lo lindo, aunque decididamente es más bonito en vivo.
A medio museo sales al patio donde puedes entrar al sanitario y también puedes fotografiar estas lindas avionetas que cuelgan sobre tu cabeza en tamaño natural.


Luego empieza la parte 2 del museo que inicia con mi escena favorita, una escena subterránea de la firma del plan de Guadalupe. En el suelo se encuentra un vidrio y por ahí puedes ver la mesa original donde se firmó el plan y las esculturas de los presentes en aquella época. Sinceramente mi parte favorita del museo.


Al final del recorrido nos encontramos con unas simpáticas pantallas que te hacen un examen de lo que aprendiste en el museo a modo de ruleta —que yo solo he fallado en una—, me pareció muy agradable para los peques.


También hay una especie de mini sala de cine donde puedes sentarte a ver un documental de la Revolución, no he tomado foto porque estaba tan oscuro que no se veía ni papa.

Así que como ven es un paseo para los bolsillos poco abultados (risas) y seguro se dan una buena empapada de historia mexicana.


4 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.