domingo, 9 de septiembre de 2012

Beatles

En mi computadora resuena con un aire romántico un estribillo recurrente “You’re gonna lose that girl”  son los Beatles y la guitarra desgarra la melodía de mi corazón con un aire de tiempos perdidos. 
No conocer a los Beatles resulta casi de otro mundo, es más que una banda y más que música como bien ha quedado demostrado en los juegos olímpicos de este año cuando Inglaterra los ha usado como su mejor carta de presentación.
Me pregunto que tiene esta música en un idioma extranjero que es capaz de hacerme volver a momentos específicos de mi vida: Un día nublado, un café caliente, una sonrisa distraída, un buen libro sobre mi regazo y por encima de todo el amor.
Sé que no estoy sola en este extraño romance, millones de personas en el mundo dejan escapar lágrimas cuando los versos ingleses logran colarse en su alma. ¿Sabrían estos hombres lo que sus voces causarían en las generaciones por venir?, no, seguramente no lo sabían y esta bien así.
A veces nosotros hacemos cosas sin saber que estas tendrán un impacto en el futuro, no todos somos músicos, ni artistas, ni deportistas, no todos somos estrellas que salen en la tele y que vibran en la radio, pero aún así nuestras acciones afectan a nuestro alrededor.
Escuchó “Hey bulldog” y ahora la habitación se ha pintado de colores, de rock y de chaquetas de cuero oscuro, los Beatles cantan en mi oreja y yo deseo salir y cantar también, rockear con el palo de una escoba como cuando tenía doce años y hacer reír a alguien.
Este es el impacto que esta banda tiene en mi vida: amor, todo se pinta de amor, en el cielo y en el rostro de las personas, en los árboles y en las calles, todo se vuelve amor.
Quizás yo no sé cantar (no sé cantar para ser sinceros) pero a mi manera también quiero trasmitir amor, impactar la vida de alguien, sin razón, sin motivo, regalar alegría como si fuera un yellow submarine .
Vamos, ¿qué nos cuesta?, cerrar un momento los ojos, el mundo gira y el sol brilla y si llueve, ¿no es entonces hermoso?, correr bajo la lluvia y enfermarte porque es la consecuencia de un ataque de euforia del que no te arrepentirás a pesar de todo.
Date un respiro, cinco minutos, quizás menos, cierra los ojos y escucha Across the universe  hasta el aire se pinta de otro color. Perspectiva, todo se trata de perspectiva, hoy es un buen día, solo es cuestión de creerlo.
Y por encima de todo Love, love me do, ¡sonríe!, siempre hay algo que agradecer, ¡búscalo!, siempre hay algo que alcanzar, ¡lucha!, siempre hay algo que amar, ¡encuéntralo! y si aún no lo tienes siéntate conmigo a escuchar a los Beatles, en cada párrafo susurrado en tu oreja parece que estamos más cerca, un poquito más cerca de aquello que se fue un día con el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.